GBC Global Biotech Consulting Group

INVESTIGACIÓN E INNOVACIÓN EN GENÓMICA   ⦿   SERVICIOS DE BIOLOGÍA MOLECULAR   ⦿   KITS PARA ADN Y ARN EN SALIVA

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
prop-int

Propiedad Intelectual

Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (World Intellectual Property Organization, WIPO) es el foro mundial para las políticas, los servicios, la información y la cooperación en materia de propiedad intelectual (PI). Con sede en Ginebra (Suiza), la OMPI es un organismo especializado de las Naciones Unidas, autofinanciado, que trabaja para que la PI redunde en beneficio de la innovación y la reactividad a nivel mundial.

La OMPI busca ayudar a los gobiernos, las empresas y la sociedad a concretar los beneficios de la PI, prestando servicios mundiales para proteger la PI y para resolver controversias en dicho campo. La OMPI no sólo constituye la fuente mundial de referencia para la información en materia de PI, sino también ofrece infraestructura técnica para conectar los sistemas de PI y compartir los conocimientos, así como organiza programas de cooperación y fortalecimiento de las capacidades para permitir a todos los países utilizar la propiedad intelectual para el desarrollo económico, social y cultural.

La OMPI trabaja con gobiernos, organizaciones intergubernamentales (OIG) y no gubernamentales (ONG) y diversas partes interesadas de todo el mundo, tanto del sector privado como del público para ayudar a materializar las ventajas del sistema internacional de PI. La OMPI está integrada por 186 estados miembros, los cuales aprueban la orientación estratégica y las actividades de la organización en las reuniones anuales de las asambleas. Alrededor de 250 organizaciones ONG y OIG participan como observadores oficiales en las reuniones de la OMPI.

Los estados miembros de la OMPI, junto con las organizaciones no gubernamentales, se reúnen periódicamente para tratar temas sobre derecho de autor, derecho de patentes, derechos de marcas, diseños industriales e indicaciones geográficas, recursos genéticos, conocimientos tradicionales y expresiones culturales tradicionales (folclore). Los Comités de la OMPI se encargan de negociar los cambios y las nuevas normas necesarias para velar por que el sistema internacional de PI funcione eficazmente para afianzar la innovación y la creatividad.

La OMPI ofrece una amplia gama de servicios mundiales para la protección de la PI, y para la solución extrajudicial de controversias en materia de PI, así como la resolución de controversias sobre nombres de dominio (problemas de ciberocupación). Es posible presentar solicitudes internacionales de protección de patente, realizar búsquedas o administrar patentes, marcas, dibujos y modelos industriales y denominaciones de origen, así como conocer todos los pormenores de la PI y la forma de protegerla. Los servicios de la OMPI para la protección de la PI están diseñados para proporcionar una vía rápida, eficiente y costo-eficaz para proteger las invenciones, las marcas o los diseños en diferentes países.

El Sistema Internacional de Patentes, basado en el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (Patent Cooperation Treaty, PCT) permite a los usuarios obtener protección por patente en un gran número de países realizando una única solicitud internacional, en un idioma y pagando las tasas en una única divisa. Es utilizado por las principales empresas, instituciones de investigación y universidades del mundo (http://www.wipo.int/treaties/es/registration/pct/). Este servicio permite a los solicitantes recibir información que les ayude conocer mejor las posibilidades de obtener protección por patentes de sus invenciones, y decidir así si les conviene o no, y en donde, tratar de obtener la patente. Las solicitudes internacionales dentro del PCT pueden ser presentadas por los nacionales o residentes de un estado contratante del PCT, a través de la oficina nacional de patentes del estado contratante, en una oficina regional de patentes con competencia para la tramitación de solicitudes, o directamente en la OMPI.

El Sistema Internacional de Registro de Marcas o Sistema Madrid (The International Trademark System) constituye una vía única para registrar y administrar las marcas de productos y de servicios en más de 90 países (http://www.wipo.int/madrid/en/). Este sistema de registro internacional se rige por dos tratados: el Arreglo de Madrid relativo al registro internacional de marcas y el Protocolo Concerniente al Arreglo de Madrid.

Por su parte, el Sistema Internacional de Dibujos y Modelos Industriales o Sistema La Haya (The International Design System-Hague) ofrece una solución práctica para registrar hasta 100 dibujos o modelos en más de 60 territorios mediante la presentación de una única solicitud internacional (http://www.wipo.int/hague/en/). La OMPI define a un dibujo o modelo (diseño) industrial como el aspecto ornamental o estético de un artículo. El dibujo o modelo puede consistir en rasgos tridimensionales (como la forma o la superficie de un artículo) o en rasgos bidimensionales (como motivos, líneas o colores).

El Sistema Internacional de Denominaciones de Origen  o Sistema de Lisboa (The International System of Appellations of Origen – Lisbon)   ofrece un medio para obtener protección para una denominación de origen en las partes contratantes del Arreglo de Lisboa mediante un trámite único de registro (http://www.wipo.int/lisbon/en/). Los registros se publican en el boletín oficial y pueden consultarse mediante la Base de Datos Lisboa Express (http://www.wipo.int/ipdl/es/search/lisbon/search-struct.jsp). En dicha base de datos están citadas 13 denominaciones de origen de México (Tequila, Mezcal, madera de Olinalá, Talavera, café de Veracruz, Bacanora, ámbar de Chiapas, Sotol, mango Ataulfo del Soconusco de Chiapas, Charanda, café Chiapas, vainilla de Papantla y arroz del estado de Morelos).

México se adhirió a la OMPI en 1975, en 1995 se convirtió en Estado Contratante del PCT, en 1958 se suscribió al Arreglo de Lisboa y en 2013 pasó a ser parte del Protocolo de Madrid.